Sirvieron tres para ocultar dos mil???

No paran de criticar,
de si estarán bien o mal
métodos que usamos
para experimentar efectos secundarios
reacciones y demás
que causan los productos
que solemos fabricar.
Todo esto es para que usted viva mejor
pero encima nuestro
existen esas malditas organizaciones
preocupadas por que no se les cause dolor
a los animalitos.
Hemos encontrado una buena solución
respaldada por el estado
ya que no está bien
no lo haremos más con los animales.
Ahora vamos a usar un material mejor,
pobres y subnormales.
Los resultados serán fiables 100%
y ahorraremos mogollón
en sueldos sociales.

Banda: Soziedad Alkoholika
Canción: Operacion Mengele

Un caso de esos que “se pierden” en la memoria.

Los servicios secretos espańoles experimentaron con mendigos bajo la democracia,(socialista).

Otro caso de cloacas del Estado en el que nadie pagó por los crímenes cometidos.

2008052110felipe_t

libro_carballal“Nuestro servicio de inteligencia llegó a cometer en sus inicios actos inenarrables. Como la Operación Mengele, un experimento macabro en el que científicos pagados por el gobierno español experimentaron técnicas de control mental sin ningún tipo de límites ni escrúpulos. Las víctimas eran vagabundos, mendigos, personas a las que, si desaparecían, nadie iba a reclamar. Les abrían el cráneo para introducirles un chip. Cómo no, fue una operación sin resultados pero con muchas muertes y extrañas desapariciones”.
(Declaraciones de Manuel Carballal, autor de Los expedientes secretos del CESID)

En 1996, con el primer gobierno del post-felipismo, Julio Anguita, a la sazón coordinador general de IU, escribió una carta abierta al presidente José María Aznar.

La prometida regeneración quedaba en agua de borrajas y la derecha del PP demostraba una vez más que en cuanto tocan moqueta son exactamente iguales que el PSOE.

Anguita le reprochaba a Aznar su proyecto de ley de Secretos Oficiales y la negativa a entregar a la Justicia los papeles del Cesid.

Razones de Estado, lealtad institucional y demás gaitas eran argüidos por el gobierno Aznar como justificación al encubrimiento de crímenes de Estado.

De este modo, la mayoría de los asesinatos de los GAL quedarían para siempre en el limbo jurídico.

Entre los papeles del Cesid que exigía Anguita en el 96 estaba el informe Jano, de la inteligencia española.

Daba cuenta de la denominada Operación Shuto, posteriormente rebautizada Operación Mengele.

Captura

http://fundacionfranciscoumbral.es/articulo.php?id=3727

Informes del CESID prueban el secuestro de tres indigentes para usarlos como cobayas 

El CESID secuestró en julio de 1988 a un mendigo y dos drogadictos para experimentar con ellos un anestésico que pensaban utilizar en el secuestro del dirigente etarra Juan Antonio Urruticoechea «Josu Ternera»…

EL MUNDO ha tenido acceso al contenido de una serie de documentos del CESID en los que se aportan detalles de esta operación, que recibió el nombre en clave de «Aneto-Esfera-Shuto».

El plan, que pertenecía a un operativo de mayor rango llamado en clave «Urbión-Bombilla-Mudo», se desarrolló, principalmente, en Madrid, al mismo tiempo que agentes del Centro vigilaban de cerca al miembro de ETA en Bayona (Francia)
El operativo también fue conocido a nivel interno con el nombre «Menguele», en alusión al apellido Manglano y al médico nazi que experimentó con judíos como si fuesen cobayas. El documento base de la operación aparece firmado por el coronel «Losada».

La operación fue coordinada por los coroneles «Losada», responsable de la Jefatura de Apoyo Operativo, y «Don Emilio», miembro del Gabinete de Manglano, según los agentes del CESID consultados por este periódico.

Manglano fue informado puntualmente de todo???.

Los tres secuestrados en Madrid, a los que los agentes del CESID inyectaron el anestésico, tuvieron diferente suerte.

Uno de ellos, mendigo, murió, según han asegurado a EL MUNDO agentes del CESID, sin que este extremo haya podido ser verificado.(su cuerpo nunca ha sido hallado)

Los otros dos, que eran hermanos y drogadictos, fueron secuestrados en el barrio de Malasaña y golpeados al oponer resistencia. Uno sufrió rotura de tabique nasal, por lo que tuvo que ser abandonado en las proximidades de un centro sanitario de Madrid. El otro fue abandonado en una calle del barrio de Tetuán.

El médico que proporcionó el anestésico y después analizó sus efectos es jefe de cardiología en un hospital de Madrid y gran amigo de Manglano.
Al final, varios de los 53 agentes que intervinieron en la operación pidieron cambio de destino.

Otros dejaron «La Casa», como popularmente se conoce al CESID.

13570249_542775105907148_1904670061_o

El juez Garzón imputa a un coronel del Cesid en la Operación Mengele via @el_pais

Garzón dicta el sobreseimiento del caso ‘operación Mengele’ 

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha dictado un auto por el que decreta el sobreseimiento del caso de la denominada ‘operación Mengele’, por la que se investigaba si el Cesid había experimentado con un mendigo y dos drogadictos los efectos de un anestésico que luego querían emplear para secuestrar al actual ex dirigente de ETA y diputado de Euskal Herritarrok (EH), alias ‘Josu Ternera’.

Supuestamente, el anestésico provocó la muerte del mendigo y heridas a los drogadictos. Sin embargo, en un auto hecho público hoy, Garzón considera que «no hay indicios suficientes para dirigir el procedimiento contra persona alguna».
Garzón da por concluida la investigación de este caso en junio del año pasado mediante un auto que ha sido confirmado ahora por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, cuyos magistrados han decretado también el sobreseimiento provisional de la causa.

El sobreseimiento ha sido solicitado por la defensa de Emilio Alonso Manglano, ex director del Cesid, procesado en su día por este caso, así como por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

Para el Ministerio Público, el único indicio de criminalidad existente sobre la veracidad de los hechos consistía en la declaración prestada ante el juez por Juan Alberto Perote, ex jefe de la Agrupación Operativa AOME del CESID. Argumentaba que los datos facilitados por el ex coronel no pudieron ser confirmados en la investigación.

Los magistrados argumentan que procede la conclusión de la investigación y el sobreseimiento del caso, «al no existir acusación alguna en la causa que haya interesado la apertura del juicio oral» por los hechos investigados.

Tanto secretismo por un mendigo muerto y una nariz rota??

Seria que habia mucho mas detras??

El “Doctor Mengele”, médico del CESID y GAL, usó cobayas humanas y asesinó por cuenta del Gobierno

El cardiólogo Diego Figuera, que fue codirector de la Clínica Puerta de Hierro, en Madrid, conocido como el “Doctor Mengele”, quien experimentó, en colaboración con el CESID, con mendigos (al menos tres murieron) es, según el empresario inmobiliario Eduardo Calvo uno de los fundadores de la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias, AVNS, el responsable de la muerte de más de setecientas personas por la implantación de unas válvulas cardiacas de su “invención que nunca funcionaron”.

La investigación de los juzgados de la Audiencia Nacional estuvo paralizada hasta el año 1999 y, hace algunos meses, la causa contra él fue “sobreseída” a petición de la Fiscalía General.

Lleva diecinueve años denunciando el experimento clínico al que fue sometido, junto a las cientos de personas más, al implantársele en el corazón una válvula ineficaz y dañina que tuvieron que reemplazarle más tarde para salvar su vida. Según Calvo, el cardiólogo Diego Figuera fue siempre conocido como Doctor Mengele, quien preparó un anestésico para emplear en los secuestros de mercenarios de los GAL a petición del CESID.

No me cupo ninguna duda y tenía los datos suficientes para afirmarlo.

Oí en la radio, no lo olvidaré nunca, el 17 de septiembre, a las siete y cuarto de la mañana, la noticia de la experimentación con mendigos. Yo conocía la relación del doctor Figuera con el general Manglano y los asocié inmediatamente.

Figuera ha estado más de veinte años experimentando con pacientes, sin importarle la vida de las personas, y cuando me llamaron por teléfono para confirmármelo, una hora después, cualquier duda que hubiera podido tener quedó resuelta. Era Diego Figuera sin duda alguna. La ausencia de las dudas iniciales de Calvo la explica por el conocimiento previo que tenía de las relaciones de Figuera con el recientemente condenado Manglano.

Me lo habían contado hace años. Yo conocía al que fue Subdirector Nacional de Sanidad, José Luis López Vilas, al doctor Ramón Guaitá, Inspector Nacional de Sanidad, y después asesor del Defensor del Pueblo, cuando era comandante; un hombre muy recto; había hablado muchas veces con el Director General del Insalud, José Luis Izaguirre.

Esas ansias de poder y de relacionarse con el poder, eran características de Diego Figuera.

Eduardo Calvo, 48 años, ha denunciado reiteradamente las irregularidades cometidas por el doctor Figuera; es un superviviente del implante de la válvula inventada por Figuera, a la que bautizó como Xenofic, una bioprótesis valvular cardiaca de pericardio bovino, tan imperfecta que, al no dejar pasar el flujo sanguíneo completo, produce una dilatación espectacular del corazón. Los obturadores se rompen, encharcando los pulmones del paciente que moría con vómitos de sangre si no se la sustituían a tiempo. Después de la experiencia, junto a otros afectados, fundó la Asociación, en abril de 1985. Eduardo Calvo es autor de distintas patentes sobre técnicas hidráulicas, lucha contra incendios y riego por aspersión a cuya difusión estuvo dedicado.

Como no me fiaba, envié un informe al juez Garzón. En octubre y diciembre de hace dos años, oí el bulo de que a Diego Figuera le había dado un infarto y que estaba ingresado en Puerta de Hierro, que al salir le dio una hemiplejia, y, la verdad, no me creí nada; efectivamente, confirmé que era todo mentira. Sólo era una medida preventiva para que no le marearan. Incluso, prepararon una habitación con su nombre en la puerta, y un guardia de seguridad fuera. Estuvo un día y se fue a casa. El diez de marzo, ya pasadas las once de la mañana, fui a ver al oficial que llevaba el caso; en el juzgado me confirman también que Figuera era el famoso “Doctor Mengele”. Al ver una foto que mostré, me indicaron que era ya mucho mayor, y me aseguraron que había testificado en la Audiencia Nacional.
El doctor Figuera, o el Ángel de la Muerte, muy acostumbrado desde hace años a contactos con periodistas, en ésta como en otras ocasiones, no respondió a llamadas que realizamos a su domicilio para contrastar su versión, resultando imposible hablar con él. En la Audiencia Nacional, el sumario que se ocupa del caso es de asesinato de Ramón Oñaederra, miembro de ETA, el 19 de diciembre del año 1983, en la ciudad francesa de Bayona.

El periódico El Mundo desveló, a partir de la documentación incautada en la celda del coronel Juan Antonio Perote, ex jefe de la Agrupación Operativa de Misiones Especiales (AOME) en el CESID, grupo dedicado a las tareas sucias del espionaje español, los detalles de la denominada Operación Shuto, rebautizada después como Operación Mengele por asociación a Joseph Mengele (el Ángel de la Muerte), médico-jefe del campo de concentración en Auschwitz, que experimentaba con los detenidos la tesis sobre la higiene racial de los nazis; en este caso, todos los preparativos realizados en Madrid en 1988, tenían el objeto de secuestrar en Bayona a José Antonio Urruticoechea, más conocido por Josu Ternera. A él iba destinada la anestesia brindada a Manglano por su amigo el médico.

Experimentan con dos mendigos que encontraron en los alrededores de la plaza Dos de Mayo, en Madrid. De los dos primeros secuestrados, a uno le rompen la nariz de un puñetazo al resistirse, dejándolo tirado cerca de un centro asistencial; al otro, víctima de los efectos de la anestesia de Diego Figuera, el Doctor Mengele del CESID, le dejan en una zona próxima al barrio de Tetuán.

El tercer cobaya humano, también un mendigo, murió por la anestesia del Doctor Mengele y, para cubrir las apariencias, incoaron Diligencias Previas en la Audiencia Nacional que, con el tiempo, dejó sobreseído el caso.

 

Inventor español en España.

En 1979, Diego Figuera era presidente del Consejo de Administración de la sociedad anónima Implantes Médicos, empresa fundada para desarrollar, distribuir y vender los inventos patentados por él mismo, pretendiendo que fuera su pasaporte de entrada en la historia de la medicina española.

Recibió subvenciones de veinte millones de pesetas cada año, desde el año 1972 hasta 1979 y, como único resultado, sólo presentó dos bioprótesis valvulares cardiacas, a las que él denominaría Durafic y Xenofic.

De Durafic se fabricaron quinientas, las hacían con membranas extraídas del encéfalo de cadáveres.

Una vez implantadas en los pacientes se rompían los anclajes y la muerte era inevitable si no se reintervenía con urgencia y se sustituía a tiempo.

De Xenofic vendieron 1.200 bioprótesis.

A los dos años fracasaba la válvula en todos los casos y había que volver a operar para su sustitución sin alternativa posible. Los responsables del servicio de Cirugía Cardiovascular de la Ciudad Sanitaria de Zaragoza denunciaron en 1983 en la Revista Española de Cardiología su negativa experiencia en el uso del invento, concluyendo que es una prótesis inaceptable.

El juez Alberto Jorge Barreiro expuso en un Auto, fechado en marzo de 1986, que el proceder de los querellados (Figuera y socios), no es irreprochable desde el punto de vista social, ya que a la vista de lo avanzado y delicado del producto a vender, debieron restringir el ámbito de su difusión a un número reducido de pacientes y, una vez probada a pequeña escala, propagarla con garantías en un ámbito más amplio; de ahí que su actuación, incluso no siendo punible, no puede tampoco estimarse como la más adecuada desde un prisma ético-social; así como que, la conducta de los querellados que expendieron las válvulas, no puede conceptuarse como la más idónea para la salud del ciudadano.

Hoy, el juez Barreiro está en la Sección decimoquinta de la Audiencia Provincial, en Madrid, que juzgó a Manglano.

La aventura financiada por otros, sufrida también por otros de los que Diego Figuera, miembro de la Real Academia de Medicina, llama invenciones, terminaría en septiembre de 1982.

En el año 1984 , muy tarde ya, el Insalud avisó de la necesidad de inmovilizar todas las partidas de válvulas por el riesgo grave en su utilización.

Figuera, ex director del Servicio de Cirugía en la clínica Puerta de Hierro, no dejaba de descalificar a sus adversarios con los términos más duros y los argumentos más demagógicos. Hablaba de campaña difamatoria contra mi persona, con trasfondo político, o de la interpretación malévola del Director General de Farmacia (El País, marzo 1985); denunciando (sic) mala intención y peculiar manera de investigar del Subdirector General de Inspección (El País, 14 de diciembre de 1980); o reconvenía a las centrales sindicales, según decía el 19 de marzo de 1978, que se aprovechan para calumniar y menospreciar a los que hacen cuanto pueden para el desarrollo de la investigación en España y reducir las gravosas importaciones.

Todo para un balance de muertos, que Eduardo Calvo estima en más de setecientos. Diego Figuera es autor de dos libros, Transplante renal (1972) y El transplante cardiaco – Dificultades en España, y coautor de Arterioesclerosis. Figuera tiene presencia pública como miembro de la Real Academia de Medicina y, además, es presidente de honor de su Junta Directiva, miembro del Comité Senior de la Sociedad Española de Investigaciones Quirúrgicas, e integrante del Consejo Editorial de Revista Española de Cardiología editada por la Sociedad Española de Cardiología.
Para cubrir apariencias, incoan unas “Diligencias Previas” en la Audiencia Nacional; y, con el tiempo, el “caso” fue sobreseído y, por supuesto, archivado

Según Eduardo Calvo, Diego Figuera, el “Doctor Mengele” o el “Ángel de la Muerte”, es el responsable del crimen de setecientas personas, muchas de ellos mendigos.

FUENTE:

 

2000 Experimentos en Humanos con Valvulas de corazon
Asociación de Victimas de Irregularidades en la Sanidad y en la Experimentación 

 

me recuerda … Cuentame como paso; ¿ACEITE O TOMATE? 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s