Lilith, la primera mujer que abandonó a Adán???

Lilith, la demoniaca primera mujer que abandonó a Adán según la tradición judía

Fue llamada Madre de los Demonios, -esposa de Asmodeus, el Rey de los Demonios.

Una leyenda musulmana afirma que formó pareja con Satanás y que el fruto de esa unión fue el demonio Djiin.

Esa condición diabólica de Lilith le ha llevado a ser también la Reina de los Vampiros 

«Y de la costilla que Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces a Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada»

314px-lilith_28john_collier_painting29Relata el libro del Génesis sobre la creación bíblica de la primera mujer en la faz de la tierra, Eva. No en vano, una extendida interpretación rabínica considera que la referencia, en un versículo anterior, a que «Dios creó varón y hembra los creó» significa que hubo otra mujer antes, la cual terminó abandonando el Paraíso.

Según esta tradición judía, Lilith es esa mujer que precedió a Eva, y que, una vez lejos de Adán, se convirtió en un demonio que rapta a los niños en sus cunas por la noche y una encarnación de la belleza maligna así como la madre del adulterio.

Más allá de esta tradición hebrea, el origen del mito de Lilith parece contar con raíces sumerias o acadias. En concreto había en Mesopotamia, según el arqueólogo británico Reginald Campbell Thompson, un grupo de demonios femeninos derivado de la criatura Lilitú (Lilu, Lilitu y Ardat Lili) con unas características que responden a esta figura mitológica: eran mitad humanas y mitad divinas, usaban la seducción y el erotismo como armas; y la noche era su hábitat natural. Todos estos súcubos, en cualquier caso, tenían las cualidades de lo que luego se ha representado como los vampiros, aunque cubiertos de pelo, y derivaban de la palabra «viento» o «espíritu». Esta tradición habría pasado más tarde a la cultura judía a través de los semíticos residentes en Babilonia. Los judíos adaptaron así al hebreo el nombre de esta criatura maligna hasta vincularlo posiblemente a la palabra «laila» (traducido como noche).

Lilitú perdió varias cualidades con su versión hebrea, como es su carácter divino, pero adquirió una personalidad más compleja.

Su presencia es frecuente en el folclore y los textos del Judaísmo, entre ellos el Génesis, según defienden algunas interpretaciones rabínicas. Así, frente a las dudas que ha generado el fragmento del Génesis

«y creó Dios al hombre (Adán) a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó»

han surgido interpretaciones de diferentes rabinos a lo largo de la historia que plantean que, o bien Adán fue creado inicialmente como un andrógino -que poseía un cuerpo femenino y uno masculino unidos por la espalda-, o, como recoge repetidas veces en su obra el mitólogo inglés Robert Graves, hubo otra mujer antes que Eva, la rebelde y lujuriosa Lilith, que finalmente abandonó el paraíso.
«Yo también fui hecha con polvo»

Según el Yalqut Reubeni -una colección del siglo XVII de midrashim (interpretaciones de textos antiguos) por el rabino Rubén Hoschke Kohen-,

«Dios formó a Lilith del mismo modo que había formado a Adán, aunque utilizó inmundicia y sedimento en lugar de polvo puro».

La inmundicia habría convertido a esta criatura en un demonio del que, a su vez, nacieron otras criaturas malignas que «todavía atormentan a la humanidad». Estos demonios hembras se dedicaban a atacar a las madres durante los partos con el fin de robar al recién nacido para luego matarlo, como retrata un sello cilíndrico expuesto en el Museo de Oxford.

En este sentido, existe otra interpretación que presenta a Lilith como una criatura igual a Adán, hecha de polvo puro, que se rebela contra los designios divinos y muestra un marcado carácter. En el Alfabeto de Ben Sira (escrito entre el siglo VIII y el XI), se narra cómo Lilith se resistió a yacer por debajo de Adán:

«¿Por qué he de yacer debajo de ti? Yo también fui hecha con polvo y por tanto, soy tu igual»

afirmó Lilith, que, al ser forzada por Adán a obedecerle, pronunció el nombre de Dios en vano y decidió abandonar el Edén con dirección al Mar Rojo.

Captura1
Esta versión de Lilith se ha emplazado como una representación de las mujeres canaaneas y su visión de las relaciones sexuales en un periodo, hacia el 586 a.C, en el que se fusionaron parcialmente los panteones propios de los canaanitas con los hebreos. De esta manera, la demonización de Lilith es una crítica a las prácticas de las mujeres canaaneas dadas a mantener relaciones sexuales pre-matrimoniales y a una sexualidad más abierta que la mostrada por las hebreas.

Lilith es el demonio rebelde, el mal ejemplo que precedió a Eva, más obediente a lo que Adán esperaba de una mujer.

No en vano, algunas de las cualidades de esta versión de Lilith parecen haberse inspirado en el principal culto femenino de los canaanitas -el pueblo que según el Antiguo Testamento conquistaron los judíos tras el éxodo por el desierto-, Asheráh, diosa de los partos y la fertilidad.

 

Tras abandonar el paraíso, Lilith se asentó en la costa del Mar Rojo. Esta región se caracterizaba, según esta tradición mitológica, por la presencia de innumerables demonios, con los cuales engendró nuevas criaturas, «a razón de más de cien por día». Ante este hecho, Dios envió a un grupo de ángeles para exigirla que volviera con Adán:

«Regresa con Adán de inmediato o te ahogaremos».

A lo que ella respondió que ya no podía regresar porque «Dios me ha ordenado que me haga cargo de todos los recién nacidos, de los niños hasta el octavo día de vida (el de la circuncisión) y de las niñas hasta el vigésimo día». Finalmente, Dios permitió vivir a Lilith, pero la castigó haciendo que cientos de sus hijos demoniacos perecieran cada día. Desde entonces, la hermosa criatura se propuso matar a todos los hijos de Adán y a todas las madres durante el nacimiento y los días siguientes al parto.
Lamia, cuerpo de dragón y esencia de Lilith

La leyenda Lilith es posiblemente también el origen del popular mito griego de la reina Lamia, que, tras matar a sus propios hijos por culpa de un engaño de Hera, sintió envidia de las otras madres y se dedicó a devorar a sus hijos. Transformada en una bestia, tenía el cuerpo de una serpiente y los pechos y la cabeza de una mujer. Este relato dio lugar a que, en la Antigüedad, las madres griegas y romanas acostumbraran a amenazar a sus hijos traviesos con este personaje. La creencia grecorromana a su vez se transmitió a leyendas medievales, repartidas por toda la geografía europea, donde estos seres son representados con rostro de mujer y el cuerpo de dragón. También se alimentaban de niños.

Así y todo, la presencia del nombre de Lilith en la Biblia se limita a una única mención. Aparece en Isaías34:14:

«Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilith y en él encontrará descanso»

lo cual fue traducido en la Vulgata como Lamia, su versión medieval. No obstante, resulta imposible saber con certeza si para el autor del texto era un nombre propio -la célebre criatura del folklore judío- o simplemente se trata de una bestia salvaje o de una rapaz nocturna.

Borrada del mapa de la Historia de la Humanidad 

Si bien la Biblia cristiana casi no menciona la existencia de Lilith, sí aparece una breve descripción en el libro de Isaías y en el Génesis, en ambos se la reconoce como la primera dama de la Humanidad. Y una mención similar se presenta en el Torah.

La manifestación de Lilith fue objeto de investigación en las más variadas áreas de la ciencia, por la antropología, la psicología, la sociología y también la religión. Si bien las visiones son muy diferentes, desde todos esos puntos de vista se la reconoce como la primera mujer del mundo, que existió antes que Eva.

9789507867033En su obra más reciente “Malditos, malvados e infames en la Biblia” (2009) el investigador israelí Isaac Stein le dedica varias líneas a Lilith y a otros personajes de similares características que también habían sido considerados como ejemplos de lo que no se debe hacer, entre ellos se encuentran: Caín, Sheila, Tamar.

Stein refiere que la Biblia marca claramente su ideología en sus escritos y sus concepciones morales, porque si bien su objetivo es evangelizar también se encarga de construir personas con determinadas costumbres morales que puedan distinguir claramente la diferencia entre el bien y el mal.

Jorge Halperín en relación al libro del escritor israelí expresa: “Explica Isaac Stein que en toda época hubo un determinado orden, un poder que necesitaba legitimarse, dar una justificación superior. Nosotros venimos de Dios, Dios así lo quiere, nosotros tenemos que gobernar porque él así lo dispone. Y eso fue lo que hicieron los redactores de la Biblia, impusieron su ideología y su concepción del mundo”. Y asegura que hubo varios redactores de la Biblia, pero que fue una sola persona la que tuvo que unificar todos los textos, darle coherencia. Se tenía que canonizar un texto único, decidir cuando se cerraba la idea, no debía entrar ninguna visión más. Se realizó la unificación y “se borraron varias partes en las que era protagonista Lilith, pero obviamente se le escaparon varios pasajes” asegura finalmente el periodista.

De esta manera, Lilith es borrada del mapa de la Historia de la Humanidad y sólo se reconoce y se difunde la historia de Eva como la primera esposa de Adán.

Finalmente Halperín alega tres razones diferentes, a las que se refiere Stein en su obra, que servirían como respuestas al olvido de Lilith en la Historia del mundo: “Algunos dicen que porque era una mujer muy independiente y eso no iba con la sociedad patriarcal, y otros dicen que era un demonio, un Dios del mal y eso no iba con la religión que dice que hay un único Dios, no podía haber varios dioses y menos uno del mal. Y por último Lilith era la única que tenía el secreto nombre de Dios, el conocimiento da poder. Lilith se transfigura en serpiente y tienta a Eva para que pruebe del árbol del conocimiento. Lilith era portadora del conocimiento, el saber le dio poder. Desde que el mundo es mundo el saber desafía al poder pero te saca del paraíso, vean sino lo que hizo la dictadura militar argentina con los libros y con los intelectuales”

 

 

A lo largo de la historia Lilith se a presentado de distintas maneras??

Sumeria: Inanna

Egipto: Isis

Grecia: Afrodita

Acadia: Semiramis

Talmud: Lilith

Roma: Venus

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s