‘El niño de somosierra’, ¿Qué fue de Juan Pedro?

El caso de Juan Pedro Martínez Gómez , más conocido como “el niño de Somosierra”, es uno de los grandes enigmas que existen en España. Su desaparición fue calificada por la Interpol como la “desaparición más extraña de Europa”. Han pasado 30 años y aún no se ha resuelto el caso. 

.

.

La desaparición ocurrió el 25 de junio de 1986, cuando iba en un camión cisterna junto a sus padres Andrés y Carmen. Portaban miles de litros de óleum, ácido sulfúrico casi puro, transportando este compuesto químico desde la provincia de Murcia hasta Bilbao.

actualidad_143747943_10881543_1706x1280En el kilómetro 95 de la carretera de Burgos entre Madrid y Segovia,  no muy lejos de la localidad de Somosierra, el camión volcó inexplicablemente, golpeando también a otros vehículos que circulaban por aquella carretera. Cuando llegó la Guardia Civil al lugar del siniestro, nada pudieron hacer por Andrés y Carmen, víctimas del ácido sulfúrico y de los amasijos de hierros.

Pero faltaba un pasajero: Juan Pedro.

portadasomosierra«¿Y cómo está el niño? ¡Por favor, dígame que mi nieto está bien!». El grito desgarrado de la mujer hizo que al guardia civil le diera el corazón un brusco salto en el pecho. «¿El niño? ¿Qué niño? En ese camión no viajaba ningún niño, señora». 

Ni un rastro. Ni una pista. Ni un indicio.

Y un millón de teorías, desde la más científica a la más esotérica, pasando por unas cuantas simplemente absurdas. Nada, en cualquier caso, que haya servido para aliviar el dolor y la terrible sensación de impotencia que desde entonces laceran a los familiares más cercanos.

La última imagen que a algunos de ellos les quedó de Juan Pedro fue la del momento en que, feliz, ascendió a la cabina del poderoso camión Volvo F-12 que conducía su padre. Eran las siete de la tarde del 24 de junio de 1986 y el chiquillo, vestido con un pantalón y un jersey rojos, sonreía ante lo que, sin duda adivinaba, iba a ser una gran aventura: cruzar España de sur a norte, hasta llegar a Bilbao, que era el destino de los 20.000 litros de ácido sulfúrico fumante u ‘oleum’ que transportaba la cisterna. Estaba profundamente agradecido a su padre, Andrés, por haberles ofrecido, a él y a su madre, Carmen, la oportunidad de acompañarle en la ruta. Parece que, además, les había prometido que aprovecharían el viaje para pasar unos días visitando el País Vasco.

Ninguna incidencia perturbó la tranquilidad del viaje hasta bien pasado Madrid, ya muy avanzada la madrugada. Habían hecho las paradas de rigor para descansar y repostar: en la Venta del Olivo, antes de salir de la Región; en Las Pedroñeras (Cuenca), hacia medianoche; a la entrada de Madrid, y en la estación de servicio de Los Ángeles, ya cerca de las tres de la mañana. Así se plantaron a los pies del puerto de Somosierra hacia las cinco de la madrugada. Andrés detuvo el vehículo y, acompañado por su mujer y su hijo, penetró en el Mesón Aragón de Cabanillas de la Sierra. Horas después, cuando la Guardia Civil, reconstruyendo la ruta seguida por el camión cisterna, interrogó al camarero Felipe Alhambra, éste recordaría con todo detalle que les había servido unos cafés con leche «y una bayonesa (un dulce de hojaldre y cabello de ángel) para el niño».
.
Nada en la actitud del matrimonio y el niño hacía pensar que alguna amenaza se cerniera sobre ellos.
.
Según el tacógrafo, en la siguiente hora y 23 después de esa parada en el mesón y antes del accidente, el camionero realizó doce paradas. Los profesionales de la carretera afirman que en un trayecto tan corto como ése, ( una distancia inferior a 50 kilómetros),  no debió haber ni una parada, o en un momento dado una o dos veces como máximo…¿Entonces qué pasó?, ¿Qué hizo a Manuel parar una docena de veces en poco menos de hora y media?, ¿Y por qué bajar a tanta velocidad una pendiente tan peligrosa?.
.
Los conductores que aquella trágica mañana circulaban por dicha carretera declararon que habían observado una furgoneta Nissan Vannete blanca que precedía a toda velocidad al camión.
.
Dos vecinos de la zona atestiguaron que inmediatamente después del accidente y aprovechando la confusión y el caos propio del suceso, observaron a dos individuos de una altura considerable, de tez blanquecina y engullidos en unas batas blancas que les llegaban hasta los tobillos, salir de una furgoneta blanca, tipo Nissan Vanette, acercarse a la cabina del camión y posteriormente llevarse un gran bulto.
De ser cierto, ¿quienes eran aquellos individuos?, ¿Era ese gran bulto, Juan Pedro Martínez?
.
Tres de los testigos de aquel lugar fallecieron poco después, uno en un accidente de tráfico con choque frontal, y dos más por atropello. Una de las miles de “casualidades” que presenta la vida.
.
HIPÓTESIS:
– El niño no estaba en el camión en ningún momento: Se encontraron casettes de musica infantil asi como ropa del crio.
– El niño quedó disuelto en ácido sulfúrico: teoría fue desechada por los expertos químicos, quienes afirmaron que un cuerpo humano no podía evaporarse a causa del ácido sin dejar algún rastro.
– El niño salió despedido en el accidente quedando oculto entre arbustos o cayendo por colinas o similar: Durante los dos siguientes días la policía rastreó minuciosamente toda la zona, pero la búsqueda no dió resultados.
– El niño fue secuestrado.
– Juan Pedro fue trasladado a otro plano dimensional, a un punto en el espacio y el tiempo donde se encuentra encerrado.
– el niño fue abducido por una raza superior de extraterrestres.
.
Un profesor de autoescuela contó una extraña historia: una ciega iraní se metió en su local para preguntarle por la embajada de Estados Unidos. Le contó que era una persa huída del régimen de Jomeini y que quería pedir asilo. Un niño lazarillo la guiaba y, según el profesor, tenía un acento medio andaluz demasiado bueno para un niño iraní recién llegado a España. Aseguró en su día este hombre que la ciega se puso nerviosa cuando él comentó lo bien que hablaba el niño. Y unos días después, en uno de esos programas de la televisión, se encontró con un reportaje sobre Juan Pedro, y no dudó de que fuera él, ni tardó en denunciarlo. Pero por esa época debían de estar saturados en las comisarías de llamadas sobre el niño, y no le hicieron caso.
.

actualidad_143747967_10882043_1280x1706En el año transcurrido desde el accidente de Somosierra, el sumario seguido por el Juzgado de Colmenar Viejo ha sufrido diversos avatares. Ha cambiado el juez, primero. María Riera y desde hace tres meses María Dolores Ruiz Ramos. La nueva magistrada ordenó buscar en la císterna del camión restos de heroína. La cisterna descansaba en Cartagena, sin que a nadie se le ocurriera investigarla a fondo durante 365 días.

La heroína se encontró envuelta en una, pequeña manta en el interior de una de las tres cubas que componían la cisterna. Dos contenían ácido sulfúrico y la del centro iba vacía

.

La familia denunció entonces que Andrés llevaba semanas recibiendo amenazas de unas supuestas mafias que le exigían que trabajara para ellos como transportista de droga. Y que el hecho de que el niño acompañara a sus padres pudo responder más a un intento del matrimonio de protegerle llevándolo consigo que a un premio escolar. Coincidía esa hipótesis con que la cisterna no fuera propiedad de los Martínez Gómez.

. 
 Es curioso como hay historias de las que, por un motivo u otro, no interesa que se sepa toda la verdad.
 .
Según un medium:
 La respuesta es que en este asunto estaba involucrada la Mafia y el narcotráfico, y quienes perseguían al camión eran los secuaces de un capo de esta organización con la orden de recuperar a su hijo, después de enterarse de que lo era, más que por amor a élpara vengarse de su amante, que era precisamente la esposa del camionero. Ambos habían decidido huir y por eso eran perseguidos.
Queda claro, entonces, que el padre biológico no era el conductor, aunque el niño así lo creía, sino su padrastro, quien también ignoraba los amoríos de su esposa con el verdadero padre del niño, el capo-mafioso.
Como se puede ver, todo un lío.
Después del accidente al niño se le reveló la verdad sobre quién era su verdadero padre, es decir que no era quien creía que era a pesar de figurar en los documentos legales del matrimonio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s