Una roca negra llamada Coltán.

La República Democrática del Congo es uno de los países más pobres del mundo y, debido a una mezcla increíblemente complicada de política, lucha armada y corrupción, también es uno de los países de los que menos se informa.

Se da además la casualidad de que allí abunda una roca negra llamada coltán imprescindible para todos los móviles y ordenadores del planeta. Sin el coltán, nuestras vidas tecnológicas se detendrían y Congo tiene el 80% de las reservas mundiales.

Pero no ha sido precisamente una bendición para el Congo.

Lejos de ser un beneficio para el país, la posesión de coltán y otros minerales de gran valor como el oro suponen una gran lacra. De hecho, suelen ser denominados “minerales de conflicto”.

El motivo es que, desde mediados de los años 90, grupos armados han usado estas materias primas para financiar una serie de guerras.

Cuando el boom tecnológico elevó el precio de estos minerales, la violencia se disparó. De este modo, la demanda global de tecnología que se da en la actualidad está avivando involuntariamente el conflicto del Congo.

Aunque las presiones internacionales y la mayor responsabilidad de las grandes empresas tecnológicas han logrado que la situación en las minas de coltán mejore (al parecer ya no trabajan niños ni mujeres en ellas), lo cierto es que las milicias y los grupos armados siguen dominando la vida en grandes áreas del país.

 

El informe de Naciones Unidas de 2014, señala que las milicias locales de la República Democrática de Congo, apoyadas por Uganda, por Ruanda y por multinacionales mineras, reciben suministros de alimentos, dinero y equipamiento militar a cambio de los minerales de contrabando y que han supuesto más de cinco millones de muertos durante este conflicto.

En el documento, la ONU pone el acento en las empresas que negocian con el material.

”El papel del sector privado en la explotación de los recursos naturales y la continuidad de la guerra ha sido determinante. Un número de compañías han estado implicadas y han impulsado la guerra directamente. Otras han facilitado acceso a recursos financieros, que han sido empleados para la compra de armas”, sentencia el organismo.

2009

La organización no gubernamental sudafricana South Africa Resource Watch (SARW) ha publicado una lista de las empresas multinacionales supuestamente implicadas en el comercio ilegal del coltán en la región de Kivu, en el este de la República Democrática del Congo (RDC).

La lista, que fue publicada en diciembre y que según Umoya ya ha sido entregada al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, está formada por 22 empresas -fundamentalmente estadounidenses, alemanas, belgas, británicas y chinas, pero también ugandesas o ruandesas- que “se benefician de la ausencia de Estado para aprovecharse del subsuelo congoleño”, señaló la publicación, perteneciente a los Comités de Solidaridad con el África Negra.

El informe, según informó la revista africanista Umoya, “levanta el velo que oculta a estas decenas de empresas que se benefician del comercio ilegal del coltán, una mezcla de tántalo y columbio utilizado en la fabricación de los teléfonos móviles y de los videojuegos”.

Esta actividad es “muy rentable para los rebeldes y los grupos armados que controlan la región”, pero es “una actividad al margen de la legalidad, que desestabiliza desde hace una decena de años el este de la RDC y alimenta la guerra”, prosiguió Umoya. Además recordó que, “desde hace numerosos años, organizaciones no gubernamentales como Global Witness denuncian el comercio ilegal de los minerales congoleños”.

Entre las empresas incluidas en la lista figuran las estadounidenses Cabot Corporation, Kemet Electronics, Speciality Metals Company, Trinitechinternational Inc. y Vishay Sprague (norteamericana-israelí), las británicas Afrimex, Amalgamated Metal Corp. y Euromet, las belgas Cogecom, Sogem y Trademet, las alemanas H.C. Starck GmbH & Co y SLC Germany GmbH y las chinas Ningxia Non Ferrous Metals y Pacific Ores Metals (esta con sede en Hong Kong).

También aparecen empresas de Uganda (Commet Uganda Coltan Trading), Suiza (Finconcord SA), Malasia (Malaysian Smelting Cor.), Kazajistán (Nac Kazatomprom), Ruanda (Eagle Wings Resources) y de Saint Kitts, en las Antillas (Finmining y Raremet Ltd).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s