Lucía Vivar Hidalgo: NO ME OLVIDES!!!

Hace unos meses, el nombre de Lucía Vivar Hidalgo resonaba en cada rincón de España. La pequeña Malagueña de tres años había desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. Tan solo cuatro minutos después de su desaparición, una cámara de seguridad capto a la niña caminando sola por las vías del tren en dirección desconocida. Finalmente, la pequeña fue encontrada muerta en unas vías de un tren situadas a varios kilómetros de allí. La pequeña, según la autopsia, presentaba un fuerte traumatismo en la cabeza, causado, según se ha dictaminado, por un fuerte golpe con un tren que circulaba por allí.

“Lo que yo me pregunto es: ¿qué es más probable, que se la hayan llevado y no tenga signos de forcejeo, o que haya andado 4.200 metros a oscuras y no tenga ni lesiones en las manos?” Antonio Vivar, padre de Lucía.

Los padres siguen manteniendo que la desaparición de Lucía fue muy extraña, cuestión de un minuto.

“Mi suegra fue a pagar y cuando volvió, nos preguntó si queríamos algo más. Ahí me di cuenta. ¿Y la niña?, grité. Ya no estaba. En un visto y no visto, desapareció. Le preguntamos a los primos con los que estaba jugando y ellos decían que habían visto pasar una moto”, cuenta la madre, Almudena.

Según su relato Lucía no se habría ido nunca con nadie de forma voluntaria. Y menos dejándose el chupete, con el que iba a todas partes. Situado entre las dos máquinas de venta de billetes de la estación, en dirección contraria a la que supuestamente tomó la niña.

¿para qué se utilizan perros adiestrados si son inútiles?

Deben de ser inútiles, porque se les da a oler el chupete de la niña y tras seguir el rastro en la misma dirección lo pierden al llegar a una zona en la que hay una carpintería.

¡Y a los encargados de la investigación no les parece extraño que la niña aparezca en dirección contraria, hacia Álora! De lo que se deduce que piensan que los perros son inútiles.

También les extraña que nadie la encontrara habiéndose puesto todos a buscarla desde el minuto uno. Por no hablar del difícil recorrido entre el lugar en el que desapareció Lucía y el sitio en el que finalmente apareció su cuerpo. Un trayecto a su juicio imposible para una pequeña de tres años.

La noche que Lucía se perdió la luna era visible únicamente al 9%.

En esa oscuridad, tuvo que sortear numerosas zonas peligrosas, puentes y la presencia de guijarros puntiagudos, cables, socavones y animales muertos.

En el sentido de la marcha de Lucía existen zonas de fácil acceso a algunas casas situadas junto a las vías, en las que sus moradores se encontraban tomando el fresco o cenando. Ninguno vio ni escuchó nada antes de que les llegara la noticia de la búsqueda de Lucía y se unieran a ella.

Muchos nos preguntamos qué ha sucedido con la autopsia. Algunos medios hablan de la participación de hasta cinco forenses, pero lo único que ha trascendido es que el fallecimiento se produjo a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico severo y que no se observa ninguna otra lesión.

“Cuando me preguntan si la familia no se cree la versión oficial digo que hace aguas por todos lados y que ni ellos mismos se la creen”, apuntó el padre tras señalar que los investigadores “dejaron escapar” pruebas como la de la alarma de un vehículo que saltó esa noche a 300 metros de donde apareció el cuerpo, la existencia de colillas o de “coches oficiales”.

“en 40 minutos ya sabían con precisión lo que había ocurrido”.

 

Son muchas las dudas sobre lo sucedido aquella noche y, por eso, la familia se ha puesto en manos de Luis Frontela, catedrático de Medicina Legal de la Universidad de Sevilla. El forense participó en la acusación particular del crimen de las niñas de Alcasser.

Entre los hallazgos hechos en un informe preliminar, está que la pequeña Lucía sufrió dos golpes en la cabeza. A falta de una ampliación de este documento de los forenses, la pequeña Lucía habría sufrido, como relatan sus padres, Antonio Vivar y Almudena Hidalgo, dos lesiones de diferentes trayectorias.

Una más pequeña y otra de mayor tamaño. Según los datos ofrecidos por los forenses, sería la pequeña la que le causó la muerte, poniendo en duda que sea producida por el tren.

“Dice claramente que la causa de la muerte no fue el golpe del tren”, aseguró entre sollozos la madre de la niña, Almudena Hidalgo.

Este estudio vendría a contradecir la hora oficial de la muerte. Según el informe preliminar, como relatan los padres, la hora del deceso habría sido anterior a la oficial –primer tren de la mañana a las 6.35 horas–.

Es el segundo informe privado que refuta esta hora. El criminólogo, profesor universitario y especialista en Investigación y Policía Científica de los Mossos, Lluís Duque, también contradijo la data del deceso y la situó entre tres y cinco horas antes de lo establecido.

«La forense no tomó la temperatura a Lucía», explican los padres, sobre las razones por las que se pudo reseñar mal la hora del fallecimiento.

En un programa de 13Tv del 27.07.2017, Juan Baño declaró que había trascendido que Lucía había fallecido sobre la una y media de la madrugada, hora en la que no pasa ningún tren y, por tanto, ningún tren pudo atropellar a la niña.

https://m.youtube.com/watch?v=QHB2G10qF2U

Si prácticamente todos los medios e incluso el Secretario de Estado de Seguridad afirman que un tren golpeó a la niña en la cabeza, ¿Cómo es que Francisco Cabanilles, jefe de la policía local de Pizarra, afirma todo lo contrario?“El tren no ha sido”.

https://m.youtube.com/watch?v=-Xe0duEJP0A

Ana Belén Ordóñez, añadió que “hasta ahora todos son conjeturas y queremos que se pruebe lo que sucedió aquella noche”.

“Hemos mantenido prudencia y cautela, pero ha sido a cambio de nada, de esperar a que pase el tiempo y que nos callemos. Pero no vamos a parar. Somos muy jóvenes para habernos quedado sin nuestra hija, pero también para luchar hasta el fin de nuestros días para saber la verdad”

” A mi niña me la quitaron”,  Antonio Vivar, padre de Lucía.

.

Y ahora… un bote de cloroformo…

Lo encontró un joven durante la feria de Pizarra, a mediados de agosto, apenas dos semanas después de que se hallara el cadáver de Lucía Vivar entre los raíles del tren. El chaval, que es menor de edad, había ido con sus amigos al polígono a hacer botellón y, mientras buscaba unas bolsas con botellas que había escondido en un cañaveral próximo a la vía, se topó con un bote vacío cuya etiqueta revelaba el contenido: cloroformo.

El joven no dijo nada en un primer momento. Ni siquiera a sus amigos. Al parecer, se calló por miedo ante el revuelo que se había formado por la muerte de la niña.

Guardó silencio hasta el pasado 21 de octubre, cuando, según las fuentes consultadas, acabó contándole a su pandilla que había visto una bote de cloroformo entre unos matorrales situados cerca del centro de formación de Pizarra, que está situado en el polígono industrial, a 685 metros de la estación y en la misma dirección que, supuestamente, tomó la pequeña Lucía cuando desapareció del lado de sus padres. En línea recta, el cañaveral queda a 167 metros de la vía, a la que se puede acceder por un agujero en la alambrada que está justo a esa altura.

El extraño hallazgo llegó a oídos de la Policía Local de Pizarra. Unos agentes contactaron con el grupo de chavales, a los que pidieron que les acompañaran hasta el sitio donde uno de ellos decía haber visto el cloroformo.

Cuando acudieron al lugar, el bote aún seguía allí, aunque la etiqueta estaba bastante más deteriorada por el paso del tiempo. Los funcionarios lo recogieron con sumo cuidado, empleando unos guantes para preservar cualquier vestigio, y lo introdujeron en una bolsa, que acto seguido entregaron en el cuartel de la Guardia Civil por si podía guardar alguna relación con la desaparición y la muerte de Lucía.

Antes, los policías locales indagaron en la posibilidad de que esa sustancia pudiera haber sido utilizada por alguna nave o negocio cercano, pero no encontraron ninguno en el que, por su actividad, pudiera haber utilizado esa sustancia.

«La verdad es que no tenemos ni idea de qué pintaba esa botella allí», explica uno de ellos.

Fuentes próximas a la investigación restaron importancia a este hallazgo y subrayaron que, a priori, no hay «conexión temporal ni técnica» entre el bote de cloroformo hallado en el polígono y el caso de Lucía, ya que no se ha encontrado ni un solo indicio de que la menor hubiese sido narcotizada, como tampoco se detectaron en la autopsia ni en las pruebas de laboratorio signos de lucha, de agresión sexual ni restos de ADN que no pertenecieran a sus padres.

No obstante, este periódico ha consultado con forenses y especialistas en Policía Científica sobre la permanencia del cloroformo en el organismo y su detección. Los expertos entrevistados coincidieron en que las sustancias inhaladas con metabolización respiratoria, como el cloroformo, que tiene «una vida muy corta» en el organismo, suelen desaparecer pronto del cuerpo y reconocieron que es difícil descubrirlas en una sala de autopsia, «salvo que haya sido la causa de la muerte», matiza uno de ellos.

Leído en diariosur.es

.

Por ello la pasada semana pidieron a la juez la práctica de una veintena de diligencias, entre ellas que se investigue la geolocalización de los teléfonos móviles encendidos en la zona donde desapareció Lucía, identificándose a los titulares de las líneas, o que se indague la presencia de un coche negro cerca del lugar donde se encontró el cuerpo de la niña, que fue visto por dos testigos.

.

 

 

 

8 comentarios sobre “Lucía Vivar Hidalgo: NO ME OLVIDES!!!

  1. Hola.
    Muy buen artículo, todo muy bien explicado.
    Por otro lado, Almudena ha compartido tu post y además de darte las gracias, te pide por favor que pixeles la cara de Lucía pues dice le causa un profundo dolor.
    Gracias nuevamente.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ante todo mi más sentido pésame
    Y esa niña no pudo andar sola en entres las vías ,y a oscuras
    Y a la pequeña se la quisieron llevar ,lo cual el que fuera y no es muy lejano ,se asustaría ,y el portazo se lo daría quien fuera
    No parar hasta encontrar al culpable ,no parar un saludo

    Me gusta

  3. Hay algo que ya solo empezar la investigación SE TIENE QUE TENER MUY CLARO, una vez se observa por la cámara de la estación , que la niña va sola en dirección a la oscuridad, es señal de que alguien la está llamando, ya sea conocido o desconocido …en este caso ..portando algo para que la niña vaya. Es del todo imposible que la niña se adentre sola en la oscuridad y deje atrás la luz. Hagan la prueba cuando quieran, ningún niño se adentra en la oscuridad dejando la luz tras ellos a no ser que haya alguien que le llame. A partir de aquí, discutan lo que quieran, pero yo lo tengo muy claro. Toni Sánchez, experto en investigación penal y criminalista forense. Director de Crimtecfor y Presidente en al actualidad de ACEFIP.

    Le gusta a 1 persona

  4. Acabo de leer este artículo estoy totalmente de acuerdo en que es un caso verdaderamente raro y no entiendo el por qué las autoridades correspondientes no han trabajado debidamente para esclarecer esto. A la autora le haría una puntualización, dice que los perros no sirvieron para nada pero le tengo que decir que si un adulto cogió a esa niña en brazos los perros no huelen al adulto y ya no pueden seguir el rastro. Yo lo que pienso fue que el adulto que se llevó a la niña estuvo observando los toda la noche sin que ellos se dieron cuenta desde una posición discreta y en el primer descuido cogió la niña y se la llevó ya sabemos todos para qué tipo de depravaciones y fechorías. La niña voluntariamente jamás hubiera entrado en la oscuridad sola por lo que el adulto la llevaba en brazos quizás la niña se despertó demasiado pronto y para que no llorara le dio los golpes que acabaron con su vida. Por cruel que suene si al final la niña tenía que morir creo que fue una muerte dulce comparado con el sufrimiento y tortura que la esperaba. yo soy total y absolutamente partidaria de que a los depredadores sexuales tanto de adultos como infantiles se les aplique la pena capital en las plazas de los pueblos comprar guillotina o a mí se me ocurren todavía cosas mejores para aumentar su sufrimiento, llamadme psicópata si queréis pero yo a esos monstruos les daría de su misma medicina y por supuesto no los dejaría con vida. Justo ayer salió una noticia del pederasta más buscado del mundo que justo para nuestro “orgullo” el señor es español y sus atrocidades no tienen límites. Ojalá que más pronto que tarde encuentra en al hijo de puta que se llevó a la niña y que lo encuentre la familia para que así no pueda recibir los beneficios penales y carcelarios de las leyes españolas. Si se les fuera cortando el cuello según se detienen seguro que a los demás les encogería la po*** y dejarían a los inocentes en paz.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: