La Ideología de Género abrió la puerta para normalizar todos los tipos de parafilias…???

Un documental destapa cómo la ideología de género adoctrina a los niños a espaldas de sus padres

La ideología de género ha sido comparada por el Papa con el nazismo y el comunismo y numerosos obispos la han definido como el nuevo totalitarismo del siglo XXI. Los niños son además el principal objetivo de una ideología que tiene como aliados a numerosos gobiernos y organismos supranacionales como la ONU.

En un documental realizado por grupos profamilia se muestra la orquestada maniobra para imponer esta nueva dictadura y cómo se busca imponerla a los niños lejos de sus padres. En Actuall, Javier Lozano muestra el contenido que se quiere enseñar a los niños desde que nacen:

Que la Ideología de Género se está convirtiendo en una de las dictaduras de nuestro tiempo es un hecho. Que se lo pregunten al cardenal Cañizares, que ha osado alertar a los católicos sobre este nuevo enemigo y ahora se puede enfrentar incluso a los tres años de prisión.

La Ideología de género tiene además como principal objetivo la sexualización de los niños y para ello lo mejor es adoctrinarlos lejos de sus casas y de la influencia de sus padres: en los colegios.

Libros de texto en la escuela en los que se enseña a los niños a masturbarse o también prácticas con las niñas para que aprendan a colocar un preservativo. Esto es lo que se hace en colegios de todo el mundo sin que en muchas ocasiones los padres lo sepan.

Este adoctrinamiento es precisamente el que los expertos profamilia denuncian en este pequeño documental, una alianza entre muchos países e instituciones como Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, el Fondo de Población de la ONU o la Unesco.

Todos juntos colaboran para imponer esta nueva dictadura.

Por ejemplo, en el documental se detalla cómo en Hispanoamérica “hay comunidades que no tienen agua potable y en vez de cubrir sus necesidades básicas se da a los niños lecciones de ‘educación sexual integral’ sin el conocimiento de sus padres, destruyendo así la familia”.

La ideología de género es prioritaria y lo abarca ya prácticamente todo. No hay país que escape a su influencia y por ello el objetivo a eliminar es la familia, último bastión de protección de los niños.

Cuenta el documental cómo la ONU ha editado un cuadernillo para niños con SIDA que se centra en el placer sexual con parejas del mismo sexo. O cómo la Organización Mundial de la Salud defiende que se informe a niños de entre 0 y 4 años sobre la masturbación e incluso la petición de la Unesco para que se enseñe a niños de 9 años “estimulación sexual” ya sea con niños del otro sexo o del mismo.

Más grave si cabe es lo de Unicef, la llamada ONG de los niños, que en un folleto define así las “situaciones en las que se obtiene placer sexual”: en primer lugar con la masturbación, en segundo con las relaciones en pareja ya sean “heterosexuales, homosexuales o bisexuales”. Y por último, “la respuesta sexual dirigida hacia objetos no humanos, animales, personas menores o personas que no consienten: las parafilias”.

Esto es lo que se va a enseñar a nuestros hijos y se impondrá de tal manera que todo aquel que lo denuncie será un disidente a perseguir.

La educación de los hijos, un derecho fundamental, está en peligro de muerte y este documental llama a luchar para recuperarlo ante la nueva dictadura del siglo XXI.

La Ideología de Género abrió la puerta para normalizar todos los tipos de parafilia, porque si ya no hay límites, ya no existe lo natural, ni el sentido común, pues todo se vuelve relativo y todo se puede normalizar.

*

Erotismo y parafilias ¿hasta dónde llegar? 

Las parafilias son aquellas conductas sexuales y eróticas que no son comprendidas o practicadas por la mayoría de las personas. Resulta un deseo incontrolable, impulsivo y compulsivo de realizar el acto o de fantasear con él y muchas veces no necesita del coito.

Para el sexólogo Magnus Hirschfeld la atracción sexual implica diferentes estímulos individuales del medio, por lo cual todos los seres humanos poseen  parafilias o fetiches normales y saludables. Pero, una vez asumida esta preferencia con un carácter obsesivo y dependiente para la satisfacción sexual, entonces dicho comportamiento se torna patológico.

Registran algunas fuentes en Internet que la palabra parafilias, desde el punto de vista legal alude a las perversiones, aunque los estudios sexuales evaden este término, para no discriminar o juzgar ciertas actitudes amatorias que son inofensivas. Aunque se trate de conductas anómalas, cuando estas no hacen daño a terceras personas, pues ambas partes de la pareja lo disfrutan y están de acuerdo en llevarlas a cabo, no se busca tratamiento.

Sin embargo, determinadas parafilias sí son penadas por la ley, pues incurren en delito. Entre ellas están: la pedofilia y el exhibicionismo; en tanto, el frotteurismo, el sadismo sexual y el voyeurismo lo hacen cuando no contemplan la aprobación de la otra persona y la violentan.

Sitios web como www.definicion.de  afirman que una persona disfruta llevando a cabo una parafilia porque eso le supone gozar con uno o con dos de los siguientes elementos: el riesgo y la voluntad de poder.

«El riesgo que trae consigo llevar a cabo una práctica sexual clasificada como parafilia supone que la persona en cuestión disfrute del mismo y cuente con una excitación mucho mayor.

En el caso de la voluntad de poder, «a través de una de estas prácticas, quien la lleva a cabo disfruta de una sensación de poder sobre la persona con quien la realiza, se siente por encima de ella y con capacidad para hacer lo que desea», sostiene el trabajo.

Según un texto publicado en el sitio www.monografias.com, el neozelandés John Money, estudioso sobre este tema, refiere cerca de cuarenta parafilias.

Muchas otras reciben terapia sicoanalítica o indicaciones médicas con antisicóticos, antidepresivos o antiandrogénicos. De acuerdo con las conductas fuera de la ley, hay quienes solo consiguen evitar el daño con el aislamiento social (cárcel o reclusión en sus hogares).

La realización de encuentros sexuales no convencionales no condiciona que alguien padezca de una parafilia.

Esto solo ocurre cuando acontece de forma automática,   provoca malestar a la persona y se ha reiterado por un tiempo prolongado.

Por ejemplo, hay a quienes les place esposar a su pareja a la cama en determinados encuentros sexuales, pero esto no se considera parafilia.

No obstante, sí lo es cuando dicho sujeto no puede tener relaciones sin esposar a la otra persona implicada.

Parafilias más conocidas

Altocalcifilia: excitación por el calzado que dispone de tacones altos.

Asfixiofilia: que consiste en provocar un estrangulamiento erótico.

Bestialismo o zoofilia: donde la relación sexual contempla la participación de un animal.

Coprolalia: estimulación sexual a partir de la utilización de términos soeces.

Fetichismo: deseo mediante el empleo de objetos o partes corporales en la relación sexual.

Masoquismo: placer vinculado al sufrimiento físico y a la humillación.

Sadismo: placer al generar dolor físico.

Podofilia: excitación por los pies de la otra persona.

Exhibicionismo: obtención de excitación y placer sexuales al exponer partes del cuerpo, normalmente los genitales, a otras personas.

Frotteurismo: las personas ­frotteuristas, o frotteurs, buscan el contacto físico con otras personas para masturbarse después; en su forma patológica, lo hacen sin permiso y/o en contra de su voluntad. Suele llevarse a cabo en lugares donde hay mucha gente, como el transporte público o las discotecas.

Gerontofilia: es la preferencia sexual por personas de edad avanzada. Si la atracción se da hacia varones ancianos esta filia se conoce como alfamegamia, mientras que si el objeto de deseo son mujeres se trata de matronolagnia

Necrofilia: las personas necrófilas se sienten atraídas por los cadáveres, sean de humanos o de otros animales.

Urofilia y coprofilia: en la urofilia las fantasías incluyen la presencia de orina, mientras que en la coprofilia sucede lo mismo con las heces.

Parafilias más raras

Dacrifilia: excitación por las lágrimas o el llanto. Se da cuando una persona ve llorar a otra, ya sea conocida o desconocida.

Misofilia: atracción sexual por la suciedad.

Ailurofilia: interés sexual por los gatos.

Formicofilia: entusiasmo sexual al reptar sobre los genitales las hormigas, caracoles, gusanos o animales pequeños e insectos.

Capnolagnia: fanatismo por las personas que fuman.

Amomaxia: excitación al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.

Somnofilia: interés en mantener relaciones sexuales con personas inconscientes.

*

Estos adoctrinamientos de las perversiones sexuales son muy sútiles, la sociedad no los nota.

Comienzan tímida y discretamente a aparecer de vez en cuando, como un dato curioso. Algo tan impensable y repugnante como el incesto es traído a la superficie por un conocido medio de comunicación como la revista Cosmopolitan, para mostrarlo como lo exótico y lo experimental. El lector pensará que si esta famosa publicación lo saca a la luz, el incesto no debe ser tan raro ni tan malo como dicen los “retrógrados mentes cerradas”.

De ahí tendríamos una mediatización más constante del incesto y luego se da un salto para dar paso a la estrategia preferida de los progresistas: La victimización y la “buenización”, empezaremos a ver en los medios algunas historias románticas entre hijos y progenitores, hermanos y hermanas que se aman y si le agregamos la palabra AMOR ya el incesto empieza a tomar otra cara, ya no es repugnante porque Love is Love, Love wins. “Que más da a quien ames, lo importante es que seas feliz”.


Para borrar la imagen negativa que tiene el incesto diremos que ya no se llama así, lo bautizaremos Atracción Sexual Genética, así lo describe el artículo de Cosmopolitan. Esto se llama Eufemismo, cambiar el lenguaje para minimizar el impacto negativo de algo en los valores tradicionales. Además se comenzarán a escuchar historias sacadas de antiguas civilizaciones y tribus lejanas que practicaban el incesto y se dirá que es una conducta normal porque siempre ha existido.

No tardarán tampoco en comenzar a aparecer “estudios científicos” que den fe de las “bondades” de las relaciones incestuosas, oppss perdón, quise decir de la “atracción sexual genética” porque me podrían acusar de discriminación si llamó a las cosas por su nombre, para eso llegarán las luchas legales.

*

Normalización de la pedofilia: Un juez no aprecia violencia en el abuso sexual a una niña de 5 años «porque no opuso resistencia» — El Niño de la Sociedad — Sott.net 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s