“Perversidad” (1945), de Fritz Lang

La película parece un manual de todo lo que ha de tener una producción para considerarse cine negro clásico: una mujer fatal, inmoralidad, sórdidos espacios urbanos, sombras… 

“Perversidad” cuenta cómo la joven Kitty March y su poco escrupuloso novio engañan a Chris Cross, un cajero y pintor aficionado, para tratar de aprovecharse de él económicamente.
El film va ganando en oscuridad a medida que la situación se complica y el propio Chris recurre a actos criminales cada vez más graves, engañado siempre por la perversa Kitty. Las mentiras le rodean cada vez más y lo llevan a un trágico destino que demuestra que ni el más santo está libre de sentimientos ambiguos y cómo el contexto y las circunstancias pueden terminar por corromper a cualquiera. La evolución del personaje es mostrada de manera magistral, pasando de provocar risas gracias a su entrañable torpeza e ingenuidad a los oscuros últimos minutos de metraje en los que las luces, los encuadres y el audio se sincronizan en una de las escenas más sombrías y tenebrosas de la historia del cine. No sólo queda así Chris atrapado en las consecuencias de sus acciones, sino que el espectador se ve obligado a enfrentarse a un mundo irremediablemente inmoral y escabroso en el que reina el egoísmo. Un mundo que, todavía hoy, nos resulta aterradoramente familiar.

 

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s