Negocio 

Consuelo García del Cid denuncia en “El desmadre de los Servicios Sociales” que “los niños pobres suponen una de las fuentes de ingresos más importantes del país”, en base a las declaraciones del pedagogo, filósofo y escritor Enrique Martínez Reguera. 

Las administraciones autonómicas en nuestro país pagan a empresas privadas -muchas son fundaciones u órdenes religiosas- entre 4.000 y 9.000 euros al mes por acoger a un menor en los centros de acogida que gestionan. Cantidad desorbitada que solucionaría el problema de falta de recursos y medios a muchos padres que, por estar en riesgo de exclusión social, pierden la custodia de sus hijos.

Además, García del Cid insiste en que revocar un desamparo únicamente es posible por vía judicial. Muchas de las familias afectadas no pueden hacerlo por falta de recursos y acuden al turno de oficio. En muy pocas ocasiones, un juez ha decretado la nulidad del desamparo.

Desde que Diario16 investigara la situación de a tutela de menores en España por parte de la Administración, cada semana decenas de padres desesperados acuden a nosotros para solicitar ayuda.

Nuestras investigaciones siguen adelante.