Nanas sin pan

Este pueblo aislado, de 85 vecinos aproximadamente, sufrió una de las formas más dolorosas de castigo: la deportación de las personas adultas a campos de concentración, separándoles de sus hijos e hijas menores. En este documental se narra la crónica de esta terrible represión, que buscaba doblegar y someter a la población a través del miedo, intentando destruir los lazos familiares, las redes de solidaridad entre las gentes y la economía de subsistencia personal y colectiva. El recuerdo de las nanas o canciones de cuna que les cantaban sus madres era el eco que les llegaba a niños y niñas desde el exilio forzado que vivieron sus mayores. (FILMAFFINITY)

*

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: