Angelo Pitoni: Skystone, Nomoli y la Dama de Mali

Esta silueta, en los acantilados al este del monte Loura, es famosa en toda Guinea. Cuentan las leyendas locales que Dios se enfadó tanto con una doncella que había sido infiel a su marido, que en castigo la transformó en piedra.

El geólogo italiano Angelo Pitoni descubrió esta imponente figura en los años 90. No se ha determinado si fue tallada por la mano del hombre o es producto de la erosión…

La escultura se fusiona casi por completo con la roca, solo desde algunos puntos parece un relieve que sobresale de la piedra. El tamaño de la estatua es de unos 150 metros, la altura de la “cabeza” femenina sola es de 25 metros.

Debajo de la estatua hay una red de cuevas que los guineanos han venerado como sagradas durante siglos.


La historia de Angelo Pitoni da Rieti, geólogo de la FAO, botánico y agrónomo aficionado, descubridor de las minas de esmeraldas, experto en lapislázuli no es una de las comunes, mucho antes de ser geólogo Pitoni fue estrella estadounidense, agente secreto a los 20, héroe a los 21, explorador y aventurero en la selva amazónica a los 23, gran seductor y descubridor de una ciudad maya…

En 1990 yo estaba en Sierra Leona, a cargo de evaluar la consistencia de algunos depósitos de diamantes. El problema era que los indígenas que los estaban excavando no querían a nadie más cerca. Gracias a un colega, un estadounidense negro que trabaja allí, me hago amigo de unos caciques y al final me dan permiso para hacer algún ensayo, un poco de prospección. Estoy ahí examinando una capa cuando uno de ellos me dice: “Entiendo lo que buscas, tú buscas a los ángeles caídos“. Y me dice que una antigua civilización de ángeles se había vuelto tan pervertida que Alá los había hecho caer a la Tierra, ellos, el cielo y las estrellas. .

Leído AQUÍ

Las estrellas son los diamantes. ¿Y el cielo?

Según el Instituto de Ciencias Naturales de Ginebra, el material de estas piedras es artificial, lo cual implica, que alguien tuvo que sintetizarlas de algún modo desconocido hace miles de años.

“Los laboratorios de la Universidad de Ginebra, el de Roma, el de Utrecht, el de Tokio, el de Freiberg afirman todos lo mismo: la piedra azul” no existe “. O al menos no existe en la naturaleza. Su composición: más del 77% de oxígeno, luego carbono, silicio, calcio, sodio … sugiere un producto sintético, una especie de yeso.

Tras el descubrimiento de la piedra azul “el cielo”, le pregunté a mi amigo cacique si en la misma zona, la provincia oriental de Kono, por casualidad no habían encontrado también a los ángeles caídos.

Por supuesto. Y me muestran una estatuilla de un tipo bastante feo con una cara inusual. Me dicen que los llaman Nomoli

Leído AQUÍ.

Estas estatuillas también fueron descubiertas años antes, y algunas de ellas se encuentran en el Museo Británico de Londres y en el Musèe de l’Homme de París, donde no fue posible atribuirlas a ninguna cultura africana conocida y al final las estatuillas terminaron siendo ser olvidado por la arqueología oficial…

¿La versión africana del Libro de Enoch?

Pitoni “siente” que tiene que ir a verlo, también porque le dicen que es gigantesco, una montaña. Tanto es así que convence al Dr. Moussa Kourouma, archeolgo y director del Museo Nacional de Guinea para que se vaya con él. “Dos días de viaje y aquí estamos en el pueblo de Mali. Nos reciben con honores y nos dan un guía: otros 5-6 km a pie y aquí estamos bajo la Mujer de Mali, una escultura gigantesca, una montaña tallada

Leído AQUI

Pitoni creía que la estatua fue tallada en la roca entre los 12 mil años y los 20 mil años. Es cierto que no procedió de la datación arqueológica, sino de la geológica. Pitoni descubrió que la roca donde fue esculpida la mujer había sobrevivido al menos a dos altibajos del suelo y anteriormente había estado a una altura diferente. Habiendo examinado el afloramiento rocoso, llegó a la conclusión de que al pie de la montaña antes había existido un embalse. Y, probablemente, aquí vivían tribus de las que no sabemos nada..


No he podido dejar de pensar en los Argonath de El Señor de los Anillos, las colosales estatuas de ficción que custodian el estrecho de Abduin. Se trata de dos antiguos reyes que, con el brazo levantado, cierran el paso a Minas Tirith a todos aquellos navegantes que acceden por el río Anduin. Claro, todo esto en la Tierra Media de J.R.R. Tolkien. (Africano… 🤔)

🤔🤔🤔

Otras lecturas:




Un comentario en “Angelo Pitoni: Skystone, Nomoli y la Dama de Mali

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: