Paseando con Lovecraft

El 20 de agosto de 1890 nacia H.P.Lovecraft. Yo ansiaba poder leer un día el “Necronomicón”. Sabía que era ficticio, pero me atraía que era un libro prohibido y maldito donde residían leyes ancestrales, conocimientos arcanos, rituales mágicos cuya lectura podría provocar la locura y muerte…

¿Qué tipo de códigos y normas tendrían? ¿Qué palabras contendría que dan acceso a contactar con entidades sobrenaturales?

Lovecraft ya recitaba poesía a los 2 años y sabía leer a los 3.

A los 5 años había leído una adaptación de la “Ilíada” (Homero) y “Las mil y una noches” y se declaró oficialmente ateo con esa edad.

A los 6 años componía “aleluyas”.

En vida, Lovecraft nunca publicó un solo libro, ya que él únicamente entregaba pequeños relatos a periódicos y revistas. Mas de 30 años después de su muerte, se empezaron a publicar sus obras.

En cada carta que escribía, anotaba como fecha 200 años antes. Esta manía proviene seguramente de su admiración por el ocultista Enoch Bowen.  Resulta que Lovecraft apenas tuvo contacto con el exterior entre 1.908 y 1.913 y fue justamente en 1.914 cuando decidió salir de su letargo asocial cuando escribió una carta a la revista “Argosy“.

El arqueólogo y ocultista Enoch Bowen nació justo un siglo antes y fue el fundador de la Secta de la Sabiduría de las Estrellas. (The Church of Starry Wisdom o Starry Wisdom Cult), que adoraban a “Nyarlathotep“, un morador de las tinieblas cuyo nombre utilizó Lovecraft en el ciclo de relatos de los “Mitos de Cthulhu”.

¿Es “casualidad” que dicha secta se fundara en Providence (Rhode Island) en 1.844, justo la localidad donde nació Lovecraft?

¿Es “casualidad” que esta secta sólo admitiera 200 miembros?

¿Es casualidad que Enoch Bowen desapareciera en 1.890, el año que nació Lovecraft? Al desaparecer Bowen, el puesto parece fue predestinado al nacimiento de Lovecraft, el nuevo miembro 200.

¿Es “casualidad” que la última localidad donde pervivió esta secta fuera “Arkham”, ciudad ficticia situada en el Estado de Massachusetts que realmente se encontraba en Salem?

¿Es “casualidad” que Arkham sea la ciudad mas importante en los relatos de Lovecraft junto con Innsmouth y Dunwich?

Demasiadas casualidades que deberíamos denominar “sincronicidades”.

Es bastante probable que Lovecraft tuviera acceso de joven a determinados libros prohibidos de donde germinó la idea del “Necronomicón”. Su padre, Winfield Lovecraft, había pertenecido a una Logia de francmasonería egipcia en Boston.

La francmasonería egipcia la inventó un médico, alquimista, ocultista, Rosacruz y alto masón italiano llamado Cagliostro en la localidad de La Haya (Países Bajos). Por lo visto, Conde Alessandro di Cagliostro tenía en su poder un grimorio escrito x un tal Alkind una recopilación de conocimientos mágicos ancestrales, conocida como “El Libro de los Nombres Secretos”.

El padre de Lovecraft al leer el 9º capítulo del Volumen II titulado “De la historia de los Antiguos”, entró en una especie de locura y enfermó. Este libro lo encontró un día H.P.Lovecraft y fue la base para crear su “Necronomicón”, convirtiéndose en uno de los libros prohibidos en el mundo, a la altura del “Libro de Thot” compuesto de 78 láminas de oro, signos y jeroglíficos que, en forma de clave, oculta la sabiduría de dios; “El Libro de Dzyan” donde la leyenda cuenta que seres de otro mundo ofrecieron los 6 primeros capítulos a los seres humanos de la Atlántida, quienes lo custodiaron en la ciudad perdida de Shambhala; “El Manuscrito Voynich” convertido en el santo Grial de la criptografía histórica.

Poder acceder al contenido, entendimiento y comprensión de estos libros está fuera del alcance de los mortales, quizás porque como aparece en el “Necronomicón” son leyes del más allá, de los muertos, de los no vivos, de tiempos remotos donde los dioses reinaban la tierra que ahora pisamos.

Hay palabras que decimos que no se cuentan, ni se admiten, pero jamás se olvidan. Es posible que al ser lecturas prohibidas intensifique y se magnifique su poder mágico. Lo prohibido excita nuestros deseos porqué somos conscientes que nadie tiene dominio sobre el amor, pero el amor sí domina todas las cosas. Nadie tiene dominio sobre poderes y fuerzas ocultas y aún así, nos sentimos atraídos por su poder.

Anhelamos ir al cielo pero nos intriga pasear por el infierno. Somos dicotómicos. Muchos/as pensarán que no son la media naranja de nadie pero sí son la fruta prohibida de muchos.

“Necronomicón” fue mi anhelo adolescente literario. Saber que lo deseas pero imposible poseer. Saber que no existe pero lo crees real. Al igual que un amor prohibido es mejor que un infierno prometido, un libro prohibido es mejor que mil historias permitidas.

Aún espero sus versos…

Un hilo leído en Twitter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: