Divagando con libertātis…

Libertad.

Bonita palabra, objetivo al que todo ser humano aspira…

¿Qué significa ser libres?
¿Es libre, realmente, el ser humano?
¿Podemos serlo de una manera absoluta?…

La palabra deriva del latín libertas y libertātis, que significa ‘el que jurídica y políticamente es libre’. Históricamente, en el mundo griego y romano es la condición en que se halla el hombre libre, y se caracteriza por la autonomía y autarquía, o autosuficiencia,del Estado a que pertenece y de las que participa.

En la actualidad alude a la autonomía de que goza el individuo frente a la sociedad, y se refiere a la libertad política o civil, garantizada por los derechos y libertades que amparan al ciudadano en las sociedades democráticas. Libertad Sociológica…diferente al concepto metafísico de la libertad entendida como el libre albedrío…


“… El ser humano es un ser social por naturaleza…”, decía Aristóteles. En función de satisfacer las exigencias físicas y espirituales, el hombre necesita vivir en sociedad ya que el hombre racional e individual no es autosuficiente y requiere de la ayuda y protección de los demás de su especie, formando lo que llamamos comunidades.

En teoría, el colectivo (sociedad, Estado) es responsable de permitir que el individuo ejerza su derecho libremente como, cuando y como quiera. La libertad de todos los individuos, dentro de las normas aceptadas de las restricciones sociales, alimenta la corriente de la libertad colectiva.

La libertad con lleva un sentido de responsabilidad individual y social, nuestra libertad no puede pasar por encima de la libertad de los demás. Para Stuart Mill, una sociedad de personas libres se concibe únicamente cuando las libertades de cada uno son respetadas y garantizadas. Por eso, el respeto a las opiniones y creencias de las otras personas es fundamental a la hora de practicar nuestra libertad. No existe la libertad absoluta, es una quimera

Como escribió Charles Taylor: «La libertad es inherente a la persona humana: de hecho, la persona es un centro de libertad, de libre búsqueda de la verdad, dotada de potencialidades para expresarse, realizarse y respetar la propia autodeterminación. Es, sin embargo, responsable, ante todo, de las consecuencias de sus actos y omisiones. Quien valora la libertad y no quiere asumir sus responsabilidades con la sociedad, probablemente está erosionando aquello que hizo posible la conquista de la primera».

Sólo puedo llamarme y sentirme hombre libre en presencia de otro hombre y en relación a él…

Por lo tanto, existe una relación entre la libertad y la ética, se necesitan de tal modo que no puede haber ética sin libertad, ni libertad sin ética, un binomio inseparable, ya que actuar en libertad no es dejarse llevar por los impulsos, sino obrar con conciencia en pro del bien propio y común…En palabras de Michel de Montaigne, “La verdadera libertad consiste en el dominio absoluto de sí mismo”…

El bien común debe redundar en beneficio del conjunto de los ciudadanos, pero no del mismo modo ni en el mismo grado.
Han de ser beneficiados los más débiles y los más necesitados.

El bien común incluye la libertad.

Francisco Suárez

“… El hombre es un animal político… ” otra frase de Aristóteles, el hombre se diferencia de los animales, entre otras cosas, porque vive en sociedades organizadas políticamente, (en cuyos asuntos públicos participa en mayor o menor medida), con el objetivo de lograr el bien común: la felicidad de los ciudadanos.

“La felicidad general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes.”

Josep Pla

Así pues no hay libertad individual alguna, si no hay libertad política colectiva, que consiste en la capacidad de un Populus para elegir su forma de Estado y su forma de gobierno, y garantizar la posibilidad de que TODOS los individuos que la componen elaboren la Constitución a la que TODOS estarán sometidos

La libertad política colectiva parte del hecho de que no puede existir libertad si un sujeto se la concede a otro, pues de la misma manera en que el primer sujeto tiene la fuerza para concederla, tiene la fuerza para arrebatarla. Así, la libertad no puede ser concedida de un colectivo a otro, sino que la fuente de la libertad es del propio colectivo, quien ha de obtenerla por sí mismo.

La libertad no es simplemente un privilegio que se otorga; es un habito que ha de adquirirse.

David Lloyd George

🧠Lecturas de interes:

  • Un alegato en defensa de la pluralidad de pensamiento, la tolerancia y la libertad…Contra el odio, Carolin Emcke.
  • Sobre la libertad es un breve ensayo divido en cuatro capítulos, que expone de manera magistral la concepción que Stuart Mill confiere al término libertad, desde una óptica social o civil, cobijada por un principio básico de conducta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: