Nuestro Álbum Familiar

“La forma en que hemos escrito la historia humana hasta la fecha resulta tan abreviada y se encuentra tan mal editada, que el relato que nos cuentan los primeros capítulos acerca de nuestros mismos orígenes carece por completo de algún contenido. A pesar de que la prehistoria representa más del 95 por ciento de nuestra existencia sobre este planeta y la historia solamente representa el 5 por ciento restante, esta última, sin embargo, constituye al menos el 95 por ciento de la mayoría de los relatos escritos sobre la humanidad. La prehistoria de la humanidad no es un mero preludio para la historia; la historia es simplemente un epílogo que es bastante colorido y está lleno de acontecimientos que se refieren a la Edad de Piedra”

Richard Rudgley

En el siglo XIX, cuando comenzó a comprenderse que el ser humano era una especie surgida como las demás de un proceso de evolución biológica, una expresión se abrió paso: el “eslabón perdido”, el hombre-mono que debía conectar al Homo sapiens con los simios; como un cromo que faltaba por pegar en nuestro álbum familiar.

Fue en el siglo XX cuando el concepto comenzó a abandonarse, empezaba a revelarse que el linaje humano no era una fila india, sino “un árbol frondoso, y cada vez más”, en palabras de Brian Villmoare, de la Universidad de Nevada en Las Vegas. Los hallazgos recientes han elevado la familia humana a unas 25 especies que vivieron en los últimos seis o siete millones de años.

En los últimos años se ha descubierto que sapiens, denisovanos y neandertales tuvieron descendencia común entre ellos. Del eslabón perdido hemos pasado al árbol evolutivo, pero hoy ya ni siquiera este esquema parece válido; más bien estamos ante una red con múltiples conexiones que se entrecruzan, como en una prehistórica internet de la evolución humana…

Buster Keaton y Margaret Leahy protagonizan «Three ages / Las tres edades». Dirigida por Buster Keaton y Edward F. Cline. (1923)

Durante los últimos 40.000 años, el  Homo sapiens, (el Hombre sabio) , los humanos modernos, ha sido la única   especie de Homo en la Tierra.

Algunos de nuestros parientes ahora extintos, como los  neandertales , son bien conocidos. En el largo camino de la evolución, se descubrieron seres como el Homo floresiensis, en la isla indonesia de Flores. Estos homínidos tenían una estatura del alrededor de 1 metro de altura y por eso se lo conoce como Hobbits, en honor al personaje de la saga El Señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien.

Es importante destacar que el Hobbits muestra que el género Homo es morfológicamente más variado y flexible en sus respuestas adaptativas de lo que se pensaba anteriormente.

🤔 Entonces, ¿es posible que como hubo espacio para el desarrollo del “hobbit” también lo hubo para los gigantes?

¿huellas humanas gigantes en China?

Hay leyendas. Múltiples. Se desprenden de todos los rincones del planeta, desde tiempos inmemoriales, aunque también existen relatos, muchos, de expedicionarios, en la literatura, de arqueólogos, de personas comunes, que aseguran que la faz de la Tierra, alguna vez, estuvo habitada por gigantes…


En 2010, la historia humana se volvió un poco más complicada cuando los investigadores informaron que habían extraído la secuencia del genoma de un hueso de un dedo encontrado en la cueva Denisova en el sur de Siberia . El hueso pertenecía a un nuevo y enigmático grupo de homínidos denominado Denisovanos.

Éste enigmático grupo, podría haberse extendido desde Siberia hasta Oceanía, y trazar sus encuentros con otros homínidos, incluidos el Homo sapiens y los neandertales

¿Podrían haber saltado de isla en isla a través del Pacífico, casarse entre sí y terminar como los grandes huesos encontrados en montículos indios?. Bueno, ¡echemos un vistazo más de cerca a esta teoría!

Pero los orígenes y la aparición de los denisovanos siguen siendo un misterio apremiante en la evolución humana. Una de las contribuciones más notables del genoma denisovano a la humanidad es un alelo de un gen involucrado en la adaptación al bajo nivel de oxígeno que permite a los tibetanos de hoy y al pueblo sherpa vivir a gran altura con más comodidad que muchas otras personas. Cuando se descubrió, esto pareció extraño, porque los humanos modernos no penetraron en la región hasta hace 40.000 años como mínimo, y el mismo alelo se encuentra en las poblaciones modernas que viven mucho más abajo. La cueva de Denisova en sí es relativamente modesta a 700 metros sobre el nivel del mar.

Sin embargo, la mandíbula del Tibet se encontró a la altitud más desafiante de 3280 metros, y tiene una estructura robusta y un tamaño grande, más grande que las mandíbulas de los humanos modernos, para adaptarse a su hábitat extremo. Esto hace que sea probable que los denisovanos evolucionen a partir de un ancestro común con los neandertales que hicieron su hogar en el Techo del Mundo y se adaptaron a la vida a gran altura, antes de volver a descender.


En general, el diente es muy grande (diámetro mesiodistal, 13,1 mm; vestibulolingual, 14,7 mm). 
Como tercer molar, está fuera del rango de variación de tamaño normal de todos los taxones fósiles del género 
Homo , con la excepción de 
H. habilis y 
H. rudolfensis , y es comparable a los Australopitecinos. Nature

Los paleontólogos aún no saben exactamente cómo eran los denisovanos. No han salido a la luz suficientes restos fósiles para responder a la pregunta de la altura y el tamaño con algún grado de certeza, pero tenían dientes tan grandes que al principio se confundieron con dientes de oso de las cavernas. ¿El molar grande insinúa que eran muy altos?🤔.

La mitología griega habla de dos razas de seres que vinieron antes que los humanos: los dioses y los titanes .🤔 ¿¿¿Neandertales y Denisovanos???

El Denisovano es una mezcla de todos, que ha estado ahí anteayer, en el pleistoceno superior, en un tiempo reciente, con neandertales y sapiens y seguimos sin saber quién es, aunque hemos extraído de él lo que habitualmente no hemos podido extraer de los fósiles, su ADN. Es una situación curiosísima y todavía nos queda mucho por hacer.

María Martinon: “Los denisovanos son el fantasma de la evolución”

Ahora, los científicos están peinando la región para rastrear más fósiles de Denisovan, así como cualquier indicio de la cuarta especie desconocida con la que nuestros primos antiguos podrían haberse cruzado.

El diente homínido gigante de Olduvai | Nature (Homo Heidelbergensis son los primeros antepasados de los denisovanos)

Y tenemos que preguntarnos si existen otras poblaciones que aún no han sido descubiertas. ¿Habrá mas personajes en esta historia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: