Entre dos mundos – La historia de Gonzalo Guerrero (padre del mestizaje)

Año 1512. Un bote arriba en una playa de la península de Yucatán. Los náufragos, víctimas de la inanición, se percatan de que no están solos. Un grupo de guerreros mayas les atacan ante el temor de una posible ofensiva.

Los españoles que no mueren, son capturados con el propósito de convertirles en esclavos. Entre ellos, se encuentran Jerónimo de Aguilar y Gonzalo Guerrero. Estos dos hombres terminan siendo los últimos supervivientes capaces de burlar las enfermedades y el duro trabajo al que eran sometidos.


Mientras Aguilar continuaba fiel a su cultura y religión, Guerrero se va enamorando de los valores que comparten los miembros de la tribu. El onubense aprende sus costumbres y bebe de su sabiduría. Se había convertido en un indígena más.
Luchó al lado del clan contra pueblos enemigos destacando por su valentía, pericia y dotes militares. Hasta terminó instruyendo a sus nuevos hermanos en el arte de la guerra. Cuando le ofrecieron la libertad, este decidió quedarse con ellos.

Más tarde, terminaría casándose con Zazil Há, la hija de un jefe maya con la que tuvo hijos, los primeros mestizos.
Siete años después del naufragio, Hernán Cortés desembarcó en la Isla de Cozumel con la intención de encontrar a ambos para que se unieran a su expedición. Cuando Jerónimo se enteró, corrió a avisar a su compañero. Para su sorpresa, Gonzalo no estaba dispuesto a abandonar a su familia y esa vida que se había ganado, era feliz. Aguilar fue el único que acudió a la llamada de Cortés, quien recibió la noticia como una traición.

Su conocimiento de la lengua maya le otorgó un papel determinante como traductor en la conquista de México.
La decisión de quedarse junto al clan maya provocó que muchos lo tacharan de traidor y apátrida. Además de enseñarles técnicas de batalla para hacer frente a los ataques españoles, logrando retrasar la conquista de Yucatán, aprendió a vivir y sentir como ellos, y adquirió una posición como guerrero valorada por toda la tribu.
Gonzalo Guerrero tuvo tres hijos con Zazil Há, de ahí que se le conozca como el “padre del mestizaje”.

Una familia con la que permanecería hasta el último de sus días.


Hay quienes consideran a este guerrero un traidor por renunciar a su patria y casarse con una indígena y otros, en cambio, le recuerdan como uno de los héroes más importantes de la historia nacional. Lo que sí sabemos es que este hombre con perforaciones en nariz y orejas y el cuerpo con tatuajes propios de su rango militar demostró una integridad encomiable por serle fiel a sus valores y a la gente de la que se ganó su respeto y su corazón.

Murió en 1536 luchando contra las tropas del capitán Lorenzo de Godoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: